Crea una estrategia comunicacional exitosa como un experto

estrategia comunicacional exitosa?

¿Tienes que elaborar la estrategia comunicacional de tu negocio pero no sabes por dónde comenzar? Aquí te contamos todo lo que deberías saber al respecto.

El mundo de la comunicación va cambiando y transformándose conforme la sociedad va avanzando. Por eso, es clave escuchar el entorno, analizar el mercado y estudiar la situación para crear una estrategia comunicacional bien dirigida. Es que la clave del éxito en la comunicación es estudiar diversos factores y tomar decisiones en torno a ellos. Entre las cuestiones que se deben tener en cuenta, se encuentran el tono de comunicación, el público objetivo, las metas de la estrategia, y más.

Con la globalización, las redes y el marketing digital, la planificación de la estrategia comunicacional empresarial fue cambiando. En esta era la planificación estratégica es una herramienta indispensable a la hora de empezar con un proyecto empresarial. Pero…

¿Qué es una estrategia comunicacional?

La estrategia comunicacional es la herramienta que permite planificar todas las acciones de tu empresa de una forma organizada y a lo largo del tiempo. La metodología empleada para el ejercicio de una comunicación exitosa es cambiante, ya que debe adaptarse a las necesidades de cada empresa. Sin embargo, el objetivo siempre es uno: comunicar de una forma integral y coherente para lograr determinados objetivos.  

La estrategia comunicacional está conformada por la comunicación interna y externa de la empresa. Además, se compone de manuales y contenido pedagógico para establecer reglas o principios de comunicación que se utilizará. Estos elementos ayudan a mantener la homogeneidad en los mensajes y son indispensables para generar estrategias comunicacionales armónicas. Existen varios tipos de estrategia comunicacional, y en esta nota vas a conocer 4 tipologías generales.

4 tipos de estrategia comunicacional

1. Para impulsar un lanzamiento

Los comienzos de las empresas y los lanzamientos de una marca suelen ser los momentos decisivos en torno a los cuales se toman decisiones importantes. En este momento, es clave trabajar sobre el branding de la empresa y definir la voz, la imagen y el tono de comunicación que se utilizará. Una vez que la identidad de la marca ya esté trabajada, es momento de comenzar a planificar una estrategia comunicacional enfocada en la primera impresión que dará la empresa en el mercado. Sin embargo, no se trata de una estrategia que se utiliza solo en los comienzos de la empresa, sino también cuando se lanzan nuevos productos y servicios. En cualquiera de los casos, es fundamental planificar las acciones y canales para conseguir el máximo impacto.

2. Para lograr visibilidad

La presencia y visibilidad de una marca en diferentes entornos es uno de los objetivos más comunes de las estrategias comunicacionales. Este tipo de acciones busca dar a conocer la marca entre el público objetivo y posicionarse en el mercado para alcanzar la mayor cantidad de conversiones posibles.  Sin embargo, lo que se busca en este punto no solo es el reconocimiento y la conversión, sino también la creación de vínculos afectivos con nuestros potenciales clientes. Es decir, la construcción de relaciones a largo plazo con los clientes para alcanzar lo que en marketing conocemos como fidelización. 

Por eso, en una estrategia de comunicación orientada a la visibilidad es imprescindible incluir elementos que impulsen el engagement (conexión emocional) o la colaboración con personalidades o causas que identifiquen a la marca. 

3. Para lograr posicionamiento

En general, luego de trabajar sobre la identidad de la marca, se intenta posicionar los valores e ideales entre público. Esta estrategia se diferencia de la de visibilización porque no solo se busca la presencia sino también la diferenciación de la marca frente a la competencia.  Además, en el marketing digital existen muchas herramientas a las cuales acudir para este tipo de campañas. Por ejemplo, la redacción SEO, los diseños responsive y más. En este punto es necesario trabajar sobre conceptos globales, tendencias y escuchar la opinión pública para generar contenido de valor que inevitablemente conecte al cliente con la marca en cuestión.

4. Para alcanzar la expansión de la marca

Una vez que ya trabajamos en diferentes tipos de estrategias comunicacionales obtenemos una marca consolidada, visible, bien posicionada y con un público fidelizado. Sin embargo, a veces eso no suele ser suficiente y en estos momentos es donde se debe llevar a cabo una estrategia comunicacional de expansión. Este tipo de acciones se lleva a cabo para hacer crecer la empresa en nuevos mercados, conseguir nuevos clientes o lanzar nuevos productos y servicios. 

Esta tipificación de las estrategias comunicacionales es meramente orientativa y sirve para demostrarnos que existe una forma de comunicar para cada objetivo. Por eso, es muy importante trabajar en torno a metas bien definidas y saber qué es lo que se quiere lograr con el mensaje que vamos a dar. Sin embargo, más allá del tipo de estrategia comunicacional que queramos diseñar, debemos tener en cuenta 4 factores clave para planificar una estrategia comunicacional que alcance el éxito.

4 factores clave para el éxito 

En general, el éxito de la comunicación empresarial depende de la organización y la metodología que se utilice para llevarla a cabo. Sin embargo, hay ciertos factores que son indispensables para que una estrategia comunicacional funcione. De hecho, la identificación de estos 4 factores te ayudará a entender mejor las dinámicas del marketing.

1. Análisis situacional: el entorno influye

En este punto es necesario analizar de la forma más detallada posible la situación actual de la empresa.  En este análisis se debe tener en cuenta:

Ambiente interno: identificar los recursos humanos y materiales con los que cuenta la organización.

Entorno o ambiente externo: entender y analizar la empresa dentro de la comunidad, barrio, municipio, ciudad, país donde se encuentra. En este punto es ideal contemplar factores políticos, económicos, sociales y técnicos que podrían afectar el desempeño de la empresa, etc. Y que es necesario saber a la hora de comunicar.

Actividades de la empresa: Para lograr una buena estrategia siempre debe estar en coherencia y congruencia con la misión, visión, principales funciones y actividades que desarrolla la empresa.

Análisis FODA: Definir las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la empresa puede ser la clave del éxito. Además, es ideal realizar un análisis FODA de la competencia.  

En este punto es clave trabajar sobre la reputación e identidad de tu marca, la experiencia de los clientes, las tendencias del mercado y el estado actual tanto de tu empresa como de tu competencia.

2. Objetivos generales y específicos: metas claras para alcanzar el éxito

La única forma de saber si una estrategia comunicacional fue exitosa es haber trazado antes los objetivos hacia los que estaba dirigida. Por eso, en este punto es de vital importancia definir objetivos claros, realistas y alcanzables. Este punto está muy relacionado con la visión y la visión de la empresa. Es decir, qué quiere lograr y hasta dónde quiere llegar la organización. 

Para definir los objetivos generales podemos ayudarnos con los tipos de estrategias comunicacionales que mencionamos con anterioridad. En cambio, para definir objetivos específicos debemos pensar en acciones puntuales: aumentar las ventas, aumentar seguidores, ampliar el público objetivo, conquistar otra área del mercado, etc. Para esto es clave preguntarse: ¿Qué quiero lograr?, ¿Para qué quiero conseguirlo? Y ¿Por qué es necesario hacerlo?.

3. Público objetivo: hacia quién va dirigido el mensaje

La definición de tu público objetivo es lo que le dará voz y confianza a tu marca. Así es que antes de comenzar a trabajar en el mensaje, es necesario saber hacia quién está dirigido. En este punto debemos decidir si se trata de una campaña interna, externa, nacional o internacional. Y luego, hacer uso de diferentes datos demográficos que nos ayuden a consolidar el ‘buyer persona’ hacia el que está dirigido el mensaje.  Los datos demográficos o cuantitativos que nos ayudarán son edad, sexo, profesiones, nivel de ingresos, cargos, etc. También haremos uso de factores cualitativos para definir nuestro público. Esto es intereses, expectativas, inquietudes, gustos, preferencias etc.

Una vez definido nuestro público objetivo será más fácil trabajar sobre el mensaje. Además, no habrá margen de error. Cuando conoces a tu audiencia, conoces a tu empresa.

4. Canales de comunicación 

Los canales de comunicación estarán definidos según la frecuencia de uso y presencia que tenga tu audiencia. En este punto es clave decidir si la estrategia será difundida a través de mails, redes sociales, TV, radio, o diferentes opciones. En este punto es clave elegir más de uno y adaptar el mensaje a cada canal. 

El ABC de tu estrategia comunicacional exitosa. 

1. Mensaje: Teniendo clara la situación actual de la empresa, los objetivos de la estrategia y el público será muy fácil definir qué mensaje se quiere transmitir. 

2. Plan de acción y plazos de ejecución: Un cronograma de acciones será clave para que nada quede en el aire. Además, el éxito de cualquier estrategia comunicacional se mide también según los plazos en los cuales se logran los objetivos.  

3. Estadísticas y resultados: Es el paso final que te brindará datos para futuras estrategias comunicacionales. ¿Funcionó como se esperaba? ¿Pude transmitir lo que mi público quería? 

Con estos secretos de expertos tu estrategia comunicacional exitosa está asegurada.

sabio circle head

¿Quisieras saber más sobre este tema?

Puedo ayudarte y asesorarte particularmente concertando una reunión