¿Qué es el storydoing?

Para hablar de storydoing primero tendremos que hablar, naturalmente, de storytelling. De aquella capacidad (algunos le llaman arte) de contar historias emotivas y efectivas para transmitir un mensaje determinado y lograr una cierta reacción en el espectador. 

El storytelling es una técnica utilizada no solo por escritores y novelistas, sino también por empresas y proyectos que quieren comunicar un mensaje determinado o transmitir su filosofía de marca. 

¿Por qué? Pues porque está comprobado que es mucho más viable recordar los eventos y mensajes de una historia, que aquello aprehendido en una reunión. Lo mismo sucede con las emociones. Una historia bien narrada será capaz de generar sentimientos en el oyente o lector, mientras que un simple comunicado laboral puede ser tedioso y aburrido. 

Sin embargo, la herramienta del storytelling en nuestros días está quedando algo vacía. A partir del boom de los medios en línea, tan solo contar una historia hoy en día nos deja con sensación a poco, ¿verdad? Con la sensación de que la comunicación es generada nada más que por una parte de la relación. 

Hoy en día, además de contar historias para comunicar, resultará más efectivo lograr involucrar a los usuarios en nuestras campañas de comunicación. ¿Y de qué manera? Pasando del storytelling al storydoing. 

¿Qué es el storydoing?

El storydoing viene a conformar una evolución del storytelling en los canales de comunicación contemporáneos. Así, es aquella capacidad de transmitir un mensaje y lograr que quienes lo leen u oyen interactúen con él, tomen acción y vivan una experiencia personal a partir de nuestra historia. 

En definitiva, el storydoing propone que la marca que cuenta la historia no sea la protagonista, sino que lo sea el espectador: el cliente. Esta técnica, de ser bien llevada a cabo, puede brindar múltiples beneficios para ambas partes, tanto para la marca como para el usuario. 

Beneficios del storydoing

  • Involucra a los clientes en la marca.  Al lograr que la audiencia tome una determinada acción y se vuelva partícipe de nuestra historia, será más probable que posteriormente nos recuerde o promocione. Es decir, que aumente el nivel de compromiso hacia nuestro negocio. 
  • Construye una mejor relación con los usuarios. Estos, al comprobar que la marca se interesa por integrar a sus clientes en las acciones diarias, aumentarán su confiabilidad y aprecio por la misma. 
  • Genera menciones de la marca en los medios. Un buen storydoing puede conseguir una gran repercusión en las redes sociales si consigue que muchas personas tomen acción y comparta los resultados. 
  • Potencia las ventas y la utilización del producto/servicio. En general, las acciones que se proponen con el storydoing se relacionan con la utilización del producto o servicio que la marca comercializa. 
  • El rendimiento es medible. El storytelling tiene muchísimos beneficios, pero a veces no permite averiguar con exactitud qué tanta emoción y cambio ha generado en quien lo escuchó. Con el storydoing, en cambio, el resultado es más concreto si se logra medir cuántas personas han reaccionado como buscábamos. 

¿Cómo construir un storydoing? 

El proceso de creación de un storydoing será casi similar al storytelling, ya que se enfocará en generar una emoción en el oyente. La diferencia radicará en el final de la historia, en aquella llamada a la acción o desafío que se proponga, para lograr que el cliente reaccione. 

Es decir que, para construir un storydoing efectivo, habremos de generar una emoción en el usuario lo suficientemente fuerte para que este realice una determinada acción. 

Antes de crear un storydoing, habremos de entender lo siguiente: 

  • ¿Qué queremos comunicar? Saber cuál es el objetivo de esta historia, qué mensaje queremos transmitir, sobre qué y para qué, será la base de nuestra creación. 
  • ¿Qué queremos provocar en el espectador? Qué sensación y emoción queremos lograr en nuestro cliente. Habrá que definir aquella reacción que queremos lograr en el usuario, para constituir nuestro mensaje. 
  • ¿Mediante qué recursos podemos lograrlo? Esta parte es fundamental. Analizar de qué manera podemos conectar con el usuario, a través de la historia, será importante antes de elaborar nuestro relato en sí. 

Cuando tengamos estos conceptos claros, habremos de crear una historia fuerte, genuina e impactante (también concisa y breve, si es para las redes sociales) que genere en el lector las ganas de realizar una acción. 

Una acción puede consistir, por ejemplo, en comentar debajo de nuestra publicación contando una experiencia personal, o filmar un video realizando una actividad y compartirlo en las redes. La acción que incitemos en nuestro storydoing dependerá de qué queramos lograr; es decir que deberá contribuir con nuestros objetivos de marketing. 

También será útil desarrollar la historia con un profesional en redacción que pueda escoger la disposición de palabras correctas, para que nuestro storydoing realmente sea efectivo. 

Ejemplo de storydoing

Un ejemplo de storydoing podría ser el de una marca de esmaltes de uñas que en sus redes sociales cuenta una experiencia personal de una clienta, al respecto de que siempre sus esmaltes se salían a los pocos días y que por ello ya no cuidaba de sus uñas. 

De esta manera, a través del storydoing, la marca buscará que sus usuarios se identifiquen con esta protagonista. Acá entrarán en juego unos buenos recursos de comunicación y construcción ficcional. Posteriormente, la marca propondrá que las clientas hagan un experimento en sus casas: que utilicen los esmaltes de dicha marca y cuenten los días que permanecen intactos, sin salirse. De esta manera, los usuarios pasan a ser los nuevos protagonistas. 

La marca podrá nombrar esta consigna bajo un nombre, tal como “challenge de uñas intactas por 10 días”. Así, las clientas podrán compartir sus resultados en sus redes sociales, y entre todas aquellas que participen se sorteará un kit de uñas. 

Este es un ejemplo de una campaña de storydoing. A través de esta estrategia, la marca de esmaltes ha generado movimiento, promoción, comunicación con sus usuarios y un mayor compromiso con sus clientes. 

Tags:


¿Quisieras saber más sobre este tema?

Puedo ayudarte y asesorarte particularmente
concertando una reunión

Noticias relacionadas

  • Independientemente del rubro al cual te dediques, si tienes una empresa en la que comercializas productos o servicios sabes a la perfección que, en los últimos años, gran parte del público se ha volcado a las compras online. De acuerdo con un reporte realizado en......

  • Hoy en día no basta simplemente con tener un portal de tu marca en el que vuelques la información de tu empresa, las características de tus productos o servicios y la forma de contacto. Además de contar con eso, es fundamental que implementes diferentes estrategias......

  • El marketing es una disciplina en evolución constante que requiere prestar atención a las características de los clientes así como también a las modificaciones en los patrones de consumo. Si bien en los últimos años los esfuerzos publicitarios estuvieron centrados en los millennials, en la......